MUEVAN LAS INDUSTRIAS PARA PROTEJER LOS HUMEDALES

¡Muevan las industrias!, para que protejan los humedales

En el municipio de Soacha existen en promedio más de 17.000 empresas de industria, comercio y servicios que se allí se han asentado
Soacha, Cundinamarca. 9 agosto de 2017 

Son las 7:30 de la mañana; el bus ha llegado. Los más de 40 representantes de las empresas vinculadas a la Asociación de Industriales de Cazucá, AINCA, que hoy decidieron acompañar la jornada, están listos para una salida inesperada. La CAR Cundinamarca, en cabeza de la Dirección de Cultura Ambiental y Servicio al Ciudadano, y su Plan Padrino de Humedales, les dijo que harían un recorrido donde era necesaria ropa cómoda, hidratación y disponibilidad de tiempo.

Muchos creerían que se trata de una caminata a las afueras de Soacha, donde el ruido, la contaminación y el estrés del trabajo son cosa del pasado. La sorpresa es mayúscula, cuando el recorrido tan solo tiene una duración de 25 minutos del punto de salida en Cazucá, al destino final. Estos líderes de empresa, que salieron de su escritorio preparados para la jornada, llegan finalmente a “Quintas de la Laguna”, un sector de la comuna 1 de Soacha, donde los árboles y la entrada al humedal Neuta les saluda.

Camilo Rodríguez, un líder que hace parte de la Corporación y que todos los días recorre palmo a palmo este humedal, junto a voceros de la fundación “Semillas de la Tierra del Sol”, les da la bienvenida a los empresarios para hablarles de este importante ecosistema, de los trabajos que la CAR Cundinamarca, la comunidad y la Alcaldía, allí han adelantado y de cómo podrán hoy disfrutar de una caminata que los conectará con el medio ambiente de la mano de este humedal.

Neila Duque, quien hace parte de una empresa dedicada al procesamiento de metal, sorprendida al ver la imponencia y extensión del humedal, asegura: “Nosotros como empresas poco conocemos a veces de las áreas que impactamos con nuestras actividades, realmente no tenía idea de que existía este lugar, es demasiado lindo, grande, esta en medio del municipio, lo tenemos tan cerca que desde ya habrá que venir con nuestros colaboradores”.

El recorrido avanza y mientras paso a paso recorren el Neuta, se entiende la dinámica de los humedales, que ofrecen la facilidad de pasar de la humedad, al seco de la tierra, del sol, a una leve llovizna. 

Así trabajan ellos, de esa manera regulan el agua y la vida que pasa por aquí. Gracias a la reconformación de islas, limpieza y trabajos que hizo la CAR en este ecosistema, se logró recuperar el espejo de agua, y con ello, a lo lejos, decorando y llamando con su canto, se puede ver un grupo de garzas blancas, que en medio del verde islote parecen algodones gigantes. Más que maravillados con la brisa, el agua y este espectáculo de fauna, estos empresarios, ¡quedaron fríos!. No parece que estuvieran a unos minutos de sus empresas, en Soacha.



 



El grupo de más de 40 participantes hace una pausa para recargarse de naturaleza. Unos se sientan, otros se hacen “selfies” y fotos grupales para el resto de la oficina que no pudo venir.

Andrea Ramírez, una de las líderes de la asociación de industriales, no contiene su alegría y señala: “Este año estamos conociendo los humedales como parte de nuestras acciones ambientales, no conocía el Neuta, definitivamente estoy encantada, ver en revistas o noticias esto no se compara con estar hoy aquí, se siente la naturaleza”. 

La CAR y la Asociación AINCA, con sus más de 25 empresas vinculadas, esperan con estas salidas que las empresas se muevan en torno a la asesoría, la vivencia y el encuentro, para convertirse en padrinos de estos humedales, vinculándose con aportes económicos, árboles, cercas, maquinas, herramientas etc.  

Paola Téllez, del Grupo de Responsabilidad Ambiental Empresarial de la CAR, acompaña a las empresas vinculadas con algunas visitas, por eso acerca de este espacio, resalta: “Las empresas con estos recorridos pueden entender qué pueden hacer por este ecosistema de la zona, para que dentro de sus estrategias ambientales se visualicen como Padrinos de Humedales, en un trabajo exitoso y que aún requiere muchas manos y esfuerzos.”

Ser padrino de un humedal, es toda una responsabilidad, pero también un privilegio que hace parte de la gratitud con la vida y con el medio ambiente. Por eso, gracias a empresas que se vinculan con este proceso, es que hoy estos ecosistemas pueden tener más oportunidades de crecer, fortalecerse y seguir entregando tanto a los seres humanos.

Es una realidad que en el municipio de Soacha existen en promedio más de 17.000 empresas de industria, comercio y servicios que se allí se han asentado. Todos los días, llegan a trabajar o aprovechar este municipio, estratégico por su ubicación, personas, líderes, locales, visitantes y quienes hacen empresa en este punto de Cundinamarca.
 
Para vincularse a este proyecto y conocer cómo las empresas pueden verse beneficiadas con esta estrategia, pueden contactarse con la Dirección de Cultura Ambiental y Servicio al Ciudadano al teléfono 3209000 con el Grupo de Responsabilidad Ambiental Empresarial, el cual también puede revisar la posibilidad de recibir beneficios tributarios de acuerdo con la inversión e interés de la empresa.
El recorrido avanza y mientras paso a paso recorren el Neuta, se entiende la dinámica de los humedales, que ofrecen la facilidad de pasar de la humedad, al seco de la tierra, del sol, a una leve llovizna.  Así trabajan ellos, de esa manera regulan el agua y la vida que pasa por aquí
Ser padrino de un humedal, es toda una responsabilidad, pero también un privilegio que hace parte de la gratitud con la vida y con el medio ambiente. Por eso, gracias a empresas que se vinculan con este proceso, es que hoy estos ecosistemas pueden tener más oportunidades de crecer, fortalecerse y seguir entregando tanto a los seres humanos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SE ACTIVO GEN CIUDADANO "GENERACION PAZCIFICA"

MAS CREDITOS PARA IMPULSO ECONOMICO, MINCOMERCIO

VUELVE EL FUTBOL PROFESIONAL A ZIPAQUIRA